¿Por qué ya no hay buenos discursos entre la clase política?

Buscando discursos políticos por YouTube me he encontrado con éste de Julio Anguita del año 1999, pero de muchísima actualidad; no se trata de un discurso en defensa de las siglas de su partido, no, sino de una crítica al sistema y un llamamiento a la reflexión de los ciudadanos. Revisando discursos de toda ideología, desde la izquierda a la derecha, y viendo la vehemencia de algunos oradores de otras épocas, caigo en la cuenta de la mediocridad, autismo y discurso bobo de la clase política actual y me pregunto ¿a qué puede deberse dicha calamidad?.

Pues bien sencillo. De todos es conocida la marranería política actual en nuestro país y tras analizar la cuestión, caigo en la cuenta de algo evidente: la mediocridad en el discurso político de los marranos de hoy día es consecuencia directa de la absoluta ausencia de convicción en sus ideales, ergo, lo que nos cuentan es falso porque ni ellos mismos se lo creen y es que defender una falacia desde la convicción en el discurso se les antoja tarea imposible a sus ilustrisimas señorías.

Sólo hay que ver los recientes discursos de Rajoy, Rubalcaba, Pajín, Montoro o los nacionalistos y compararlos con cualesquiera otros de épocas anteriores, tales como Azaña, Negrín, José Antonio Primo de Rivera, el propio Anguita o el mismísimo Blas Piñar; compartamos o no sus ideologías, y comparándolos con los actuales, caeremos en la cuenta en seguida de lo que trato de transmitir, ya que el desplome en calidad de sus discursos y oratoria es algo que nadie me podrá negar.

Esa división ideológica que nos hace adscribirnos a las siglas del actual régimen oligárquico, nos impide escuchar lo que dice el otro automáticamente, sin reparar ni reflexionar lo más mínimo en las propuestas que pudieran ser provechosas para el interés nacional, lo que en los políticos se traduce en su imposibilidad crónica de alcanzar acuerdos de Estado tan necesarios, en los ciudadanos de a pie se traduce en nuestra adscripción al régimen sin más.

Olvidémonos de toda ideología por un momento y veamos qué decía un político español antes de estallar la triste guerra civil española:

“Mientras la terrible crisis económica actual ha arruinado o está en camino de arruinar a los modestos productores, y la masa obrera sufre como nunca la pesadilla del paro, la cifra de los beneficios obtenidos por los beneficiarios del orden actual de cosas, los dueños de la Banca, es elevadísimo.” – José Antonio Primo de Rivera, 21 de noviembre de 1935.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s