El rebaño en las urnas.

El aparato propagandístico del sistema está en marcha, calentando motores para las próximas elecciones europeas y una vez más la historieta se repite.

Una vez cada cuatro años creemos tener nuestra dosis de libertad y soberanía.

Una vez cada cuatro años creemos que somos nosotros, los ciudadanos, los que haciendo uso de nuestra razón critica, acudimos a ejercer nuestro derecho a ser libres.

Una vez cada cuatro años creemos ser soberanos porque se nos otorga la importante misión de poder cambiar el curso de los acontecimientos políticos de nuestro país introduciendo un papel en una caja de cristal, observando como simples espectadores pero con ilusión, cómo se desarrolla toda esta parafernalia en que consiste nuestro sistema “representativo” electoral, mientras que esperamos a que, esta vez sí, vamos a tener un gobierno honesto y responsable que se preocupe por los problemas de los ciudadanos.

Creemos que aunque la economía no vaya todo lo bien que quisiéramos o que, aunque la cosa esté realmente jodida, entregando la patente de corso a los bucaneros de Bruselas, estos gentiles y bondadosos piratas se entregarán en cuerpo y alma al servicio del interés general de los españoles y demás europeos.

Así pues, una vez entregado este papel en forma de porción de libertad, como buen pueblo precavido e informado que conoce al pie de la letra el programa electoral del cártel político al que vota y que nos va a representar durante los próximos 4 años, ya nos podemos dedicar a seguir la corrida desde el burladero, pero se nos olvida que no somos espectadores que están en las gradas de la arena, porque los cornudos banderilleados seremos nosotros en una corrida con picadores y con los mejores cabestros.

Y entregado nuestro voto ya nos podemos despreocupar de todo, ya nos podemos dedicar tranquilamente a consumir la droga del sistema durante otros cuatro años, el opio de las masas, ya podemos ver a Belén Esteban y a Julián Muñoz; ya podemos ir al bar a insultar al árbitro y a los políticos a los que votamos sin reparar en lo que es un grito a voces: es precisamente esta telemierda la que nos acobarda y nos amansa y el sistema educativo el que nos convierte en seres acríticos que piensan sólo en dos colores para mayor gloria del sistema, rojos o azules, gaviotas o rosas.

Es dicha basura informativa y educativa, la que nos hace creer que somos incapaces de revertir la situación decrépita en la que vive nuestra sociedad con lo que se genera la frase célebre que es como un dogma de fe entre nosotros “es lo que hay”, la que nos hace quedarnos en nuestras casas y nos impide reaccionar y movilizarnos o reunirnos para buscar soluciones, la que nos paraliza ante el cambio y nos hace cada día ser un poco más cobardes, un gran grupo de cobardes que piensa como un rebaño al que no para de varear y varear violentamente su pastor para que la mayoría de las ovejas no se aparten de esta bazofia bipartidista.

Pero lo triste es que en el fondo conocemos la cruda realidad porque simplemente tenemos miedo a la democracia y a que sea el ciudadano el que tome las decisiones y las riendas de su destino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s